Repelentes contra zancudos

El señor Erick Santamaría nos envió un correo electrónico desde Managua, Nicaragua, para decirnos lo siguiente:

Hola amigos, podrían regalarme la receta para hacer un repelente casero contra los zancudos.

Leamos la respuesta:


Los repelentes son sustancias que por su olor mantienen alejados a los zancudos y mosquitos. Estas sustancias no los matan. Solo los mantienen alejados mientras dura el olor. Esto hay que tomarlo muy en cuenta, porque su efecto no dura mucho tiempo, entonces los repelentes se deben aplicar a menudo, sobre todo si se suda mucho o si nos mojamos.

La receta que le vamos a dar es un repelente natural fácil de preparar. Según nos dijo un experto en plantas, resulta muy efectivo. En un frasco con alcohol, eche hojas picaditas de zacate de limón, albahaca, romero, juanilama, altamisa, mirto, hierba buena y flores de manzanilla. Este preparado se guarda en un frasco con tapa y sirve para untarse en todo el cuerpo.

Ahora bien, en las farmacias también venden algunos repelentes que tienen efectos un poco más duraderos. Estos productos deben usarse siguiendo las indicaciones que trae en el empaque. No deben usarse en bebés o niños menores de 2 años, porque su olor podría causarles algún problema respiratorio. A los niños más grandecitos sí se les puede poner, pero no directamente sobre la piel. Se les puede poner en la ropa, o en pulseras de tela que se ponen en las muñecas y los tobillos, que es donde los zancudos más pican.

Otra cosa que se recomienda para mantener a los zancudos alejados es sembrar, en los alrededores de la casa higuerilla, eucalipto o nim, que son plantas que sirven para ahuyentarlos. Pero lo más importante es hacer un gran esfuerzo por eliminar todos los criaderos de zancudos. En esto debe ayudar toda la comunidad.

Como los zancudos se reproducen en aguas estancadas, cada familia debe hacerse responsable de mantener limpios los alrededores de la casa, vigilando que no haya nada donde pueda quedar agua empozada. Se deben recoger llantas, botellas, latas, bolsas plásticas o cualquier cosa que retenga agua. Hay que limpiar canoas, los comederos de animales y quitar las plantas que se tengan en agua. Se debe recoger todo lo que pueda retener agua, por pequeño que sea, porque basta una tapita plástica donde quede un poquito de agua estancada, para que se haga un criadero de zancudos.

Envíenos sus preguntas aquí.